Encontrar trabajo a los 54: Misión Imposible

Encontrar trabajo a los 54: Misión Imposible

Encontrar trabajo a los 54 ¿Misión Imposible?

El 6 de Abril del 2013 publiqué en este mismo blog un post que hacía referencia a la búsqueda de empleo “¿Puedo hacer algo más para encontrar trabajo?“. El 27 de octubre del mismo año también divulgué un curioso artículo al que titulé “Diario de un desempleado“.

Al día de hoy y tres años y medio después me encuentro en la misma desafortunada situación, en desempleo total. Estoy viendo que encontrar trabajo a los 54 va teniendo la apariencia de ser una Misión Imposible.

Si bien por aquel año tuve mis esfuerzos por tan arriesgada labor, los que hago ahora son aún más agresivos, pero el resultado sigue siendo el mismo: 0 resultados.
No voy a contar de nuevo todo lo que busqué e indagué y lo vuelvo a hacer ahora. Actualmente me enfoco en consejos específicos de expertos en el arte de Recursos Humanos. Me encauzo con sus asesoramientos, sus consejos. También estoy siguiendo una línea de una búsqueda más directa, más eficaz (pensaba yo…).
Encontrar trabajo a los 54 está resultando ser una tarea ardúa, insistente, muy sacrificada y con nada de recompensa. Aún así, no paro, no dejo de buscar, no dejo de indagar:

 

Empleo versión 2.0

Si bien hay algo que puedo “pegar” fuerte es en las Redes Sociales, ¡me encantan!.
Mi perfil de Linkedin contiene todo lo que se puede pedir: foto actualizada, extracto bien definido así como la experiencia laboral, estudios, idiomas, certificaciones, intereses, aptitudes y validaciones, información adicional, cursos, publicaciones, recomendaciones además, suelo participar y estoy en grupos, usar la red a diario y me encanta publicar, comentar y recomendar artículos.
También me estoy dedicando a mandar mensajes directos a los reclutadores presentado claramente mi perfil laboral, ofreciendo mis servicios y definiendo claramente mis objetivos.
Resultado: 0

 

Curriculum Vitae

He perdido la cuenta de las veces que lo he llegado a modificar, y al final, creo que puedo asegurar que lo he desarrollado con “mimo” siempre teniendo en cuenta consejos de profesionales, personalizado con mi target bien definido, estructurado de la mejor forma y con la mejor información posible.
Dispongo de dos modelos: uno más extenso y otro más resumido.
Resultado: 0

 

Presentación de autocandidatura

Con una carta de presentación sencilla y personalizada, he mandado ya unas cuantas a empresas no sólo de mi sector, el de la informática, sino también intentando otras opciones como en Correos, empresas de transporte, chófer, mozo de almacén, atención al cliente y auxiliar administrativo.
Resultado: 0

 

Búsqueda directa

Visitas a empresas. Me he puesto en contacto telefónico directo con empresarios, he llevado presencialmente más de 100 currículums a empresas de sectores relacionados con mis competencias laborales y otras añadidas. He hablado directamente con departamentos de Recursos Humanos. También he mantenido la línea de “propagar” mi situación y preguntando a vecinos, familiares, conocidos, autónomos, visitas a ETT’s, etc.
Resultado: 0

 

Portales de empleo

Currículum en vigor revisado, completo y actualizado, consulta de ofertas de empleo a diario y bastantes inscripciones de empleo.
Resultado: 0

 

Cursos para mejorar mi perfil laboral

Diría que unos cuantos. Además de ser totalmente aconsejables, siempre me han gustado. Los he hecho tanto presenciales como online entre los cuales están de redes locales, reparación y mantenimiento de ordenadores, atención al cliente, fotografía, Community Manager, analítica web, programación PHP y MySQL, e-commerce y marketing digital además de poseer el Certificado homologado de Profesionalidad de Montaje y reparación de sistemas microinformáticos.
Resultado: 0

 

Alertas de empleo

En portales de empleo dispongo de alertas creadas correspondientes a mi perfil profesional.
Linkedin también brinda la posibilidad de elaboración de las mismas y segmentarlas.
Google Alerts permite la creación de un término concreto de búsqueda, que aprovecho para crear alertas de ofertas de empleo. Tiene la desventaja de no propagar el contenido hasta que éste se indexa.
Todas estos avisos los recibo y reviso a diario.
Resultado: 0

 

Ferias de empleo

Si bien últimamente han sido relativamente escasas, procuro asistir a ellas, me relaciono, pregunto, dejo mi CV.
Resultado: 0

 

Entrevistas

Así como hablamos de escasez en ferias de empleo, aún bastante más son las entrevistas. Casi nunca me llaman y hasta el momento me han dado una sóla oportunidad.
Resultado: 0

 

Bolsas de trabajo

En el ayuntamiento donde resido, en el de pueblos colindantes, me presento, charlo con el agente empleador, les expongo mi situación laboral, además de mandarles información actualizada.
Resultado: 0

 

Inscripciones para candidato a oferta de empleo público

Siempre alerta a lo que salga, tanto en localidades cercanas como algo más alejadas, me informo y estudio la posibilidad teniendo en cuenta los requisitos de mi perfil.
Hasta el momento he tenido dos oportunidades.
Resultado: 0

 

Uso de aplicaciones móviles para la búsqueda

El uso cada vez más acusado de los dispositivos móviles también ha tenido consecuencia en la búsqueda de empleo, lanzándose aplicaciones especializadas para ello. Una de las más recomendadas, Jobandtalent es la que utilizo a diario.
Resultado: 0

 

Consejos y recomendaciones para la búsqueda de empleo

Creo que los mantengo procurando focalizarme (curioso término que he leído en posts sobre búsquedas de empleo), aceptando rechazos, no desesperando, manteniendo mi red de contactos y teniendo actitud.
Siempre he pensado que algo saldrá, que tiene que haber algo, que seguro que alguien llama.

Y el resultado sigue siendo 0.

¿Demasiado negativo?, no. ¿Real?, sí.

Encontrar trabajo a los 54, Misión Imposible

8 comentarios sobre “Encontrar trabajo a los 54: Misión Imposible”

  1. Donde está esa panacea que nos venden desde el gobierno?
    Y esos brotes verdes?
    Parecen mustios. De vergüenza. Para tener un ingreso es mejor ser ‘politico choricero”, sin currículum, se lo llevan por “la face”.
    Ánimo, estamos contigo.

  2. Estimado tocayo, ya somos muchos, pero muchos, en la mismísima situación, estoy empezando a creer que estamos caducos al carecer de un “enchufe” en algún sitio para “hacer algo”, sencillamente somos los abandonados.

    1. De acuerdo contigo, tocayo. Parece que no servimos ya para nada. Yo, particularmente, tengo unas enormes ganas de trabajar, de tener proyectos, de seguir adelante, de hacer algo, de sentirme útil. Y parece que todo esto, se cierra con una enorme muro que no podemos atravesar.
      Ya, hasta para hacer cursos, he visto que discriminan por edad, entre 25 y 30 años.
      Suerte con tu búsqueda, que sea fructífera y gracias por el comentario.

  3. Jolines, cómo de identificada me siento, no por mí sino por mi pareja! Y eso que tiene 42! Pero el no haber podido estudiar en su momento le ha hecho invisible para un trabajo… Y si comenzamos a hablar de discriminación….
    En fin, deseo que te salga algo que te haga creer en ti.

    1. Está la cosa difícil, Miriam. Además, tienes que automotivarte porque no ves resultados por ningún lado.
      Muchas gracias por el comentario y espero que vuestra situación mejore cuanto antes.

  4. Poco más se puede decir José Antonio. Yo mismo estoy en la misma situación. Sabes lo que ocurre, que todavía hay gente que te dice que no sabes buscar y que no tienes ganas, no ilusión por llevar tanto tiempo, incluso me he ido fuera de España. Ahora mismo afrontando un curso de formador de formadores para poder entrar en el mundo tan difícil de la docencia, donde ya me están diciendo que será difícil y complicado. Y que no lo es ??. Seguimos a delante !!!

    1. Hola Eliseo.
      Qué me dices¡, que hay gente que comenta que no sabemos buscar y que no tenemos ganas?.
      Pues que lean este artículo. Quizás rectifiquen su opinión.
      Gracias por el comentario. Un cordial saludo y mucha suerte.

Los comentarios están cerrados